Salsa negra en cualquier platillo, ¿qué es? ¿Cómo se realiza?

Salsa negra, ¿cómo usar este rico condimento? | Taconazo
Tabla de contenidos

La salsa negra es un condimento muy típico de la comida mexicana. Esta salsa, con su sabor oscuro e intenso, tiene la capacidad de transformar platos ordinarios en vivencias gastronómicas extraordinarias. Así que, si ya sabes hacer la salsa yucateca y quieres una variante para tus platos, acompáñanos a ver todo sobre esta opción.

La versatilidad de la salsa negra para cualquier platillo

Esta salsa no es simplemente un condimento. También es una herramienta culinaria que puede transformar platos ordinarios en extraordinarios. Su versatilidad es una de sus características más destacadas, ya que puede realzar el sabor de una amplia variedad de platillos. Desde carnes hasta vegetales, se adapta a diferentes ingredientes, ofreciendo un gusto extraordinario en cada bocado.

¿Por qué es icónica en la gastronomía mexicana?

Esta salsa ha alcanzado un estatus icónico en la gastronomía mexicana, contribuyendo de manera significativa a la rica tradición culinaria del país. Su sabor oscuro e intenso se ha convertido en un sello distintivo de la cocina mexicana. Además, su presencia en platos tradicionales es testimonio de su importancia cultural.

Por ello, no solo agrega un toque de intensidad a la comida, ¡también cuenta historias de generación en generación! Con este se conectan las personas con sus raíces culinarias!

Los ingredientes de la salsa negra

Cabe resaltar que no existe una sola manera de hacerlo, sino que depende de la región y de los gustos personales. No obstante, los ingredientes más habituales pueden ser:

  • Chiles: los tipos de chiles son la columna vertebral de la salsa negra. Pueden incluir variedades como el pasilla, el ancho o el mulato, que contribuyen con su nivel de picante y su profundo aroma. Estos chiles aportan complejidad y un toque ahumado a la salsa, siendo fundamentales para su sabor distintivo.
  • Especias variadas: diversas especias, como comino, canela, clavo de olor y pimienta, se incorporan para agregar capas de sabor y aroma. Estas especias no solo intensifican el perfil gustativo de la salsa. También aportan matices cálidos y terrosos que complementan perfectamente la intensidad de los chiles.
  • Ajo y cebolla: ya sea en forma fresca o tostada, añaden un fondo sabroso y aromático a la salsa. Su presencia contribuye a equilibrar la potencia de los chiles y las especias, proporcionando una base robusta y deliciosa.
  • Tomate: ya sea en forma de pasta de tomate o tomates frescos, este ingrediente agrega un toque de dulzura y acidez balanceada a la salsa. El tomate también contribuye a la textura, dando cuerpo y suavidad a la mezcla.
  • Caldo de pollo o res: se utiliza para dar mayor profundidad al sabor de la salsa negra. Aporta una riqueza umami que enriquece el gusto, haciendo que la salsa tenga un carácter más completo y satisfactorio.
  • Aceite vegetal: se utiliza para sofreír y cocinar los ingredientes, aportando suavidad y ayudando a unificar los sabores. Además, contribuye a la textura de la salsa, asegurando que sea fácilmente aplicable a una variedad de platillos.

¿Cómo se realiza la salsa negra?

Para unas 6 porciones y con 15 minutos de elaboración no es complicado hacerla. Si bien hay muchas variedades, una interesante puede ser la que lleva:

  • 6 chiles pasilla.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 chile mulato.
  • 1 diente de ajo.
  • 1/2 taza de caldo de res.
  • 1/2 cebolla chica.

El paso a paso no es complejo:

  • Primero, tuesta los chiles en una sartén con aceite de oliva a fuego medio algunos pocos minutos. Después, pártelos en pedazos, remojándolos en el caldo de res.
  • Este paso es clave: necesitarás dejarlo reposando durante una hora para que tomen mayor sabor. Luego, muélelos con los demás ingredientes (La Cocina Mexicana, 2020).

Salsa negra, ¿cómo usar este rico condimento? | Taconazo

¿Cómo se puede usar la salsa negra?

Estas son solo algunas de las formas de aprovechar esta salsa:

  • Aderezo para carnes asadas: aportando su sabor oscuro e intensamente delicioso para realzar la jugosidad y el gusto de las carnes a la parrilla.
  • Tacos: como un condimento, añadiendo un toque picante y sabroso a las proteínas, como carne de res, pollo o cerdo. Complementa con cebolla, cilantro y limón para disfrutarlo más.
  • Salsas para pasta: incorpora esta salsa en las pastas, creando platos con una dimensión adicional. Combínala con tomates, hierbas frescas y queso para una pasta gourmet con un toque mexicano.
  • Mariscos: como acompañamiento para mariscos, como camarones o pescado. La intensidad puede realzar los sabores delicados de los mariscos, creando una combinación de sabores inolvidable.
  • Dip para vegetales: prepara un dip único para vegetales crudos o asados. Esta salsa aportará un contraste emocionante a la frescura de los vegetales. Así, convierte una simple mezcla en una combinación sin igual.

En resumen, la salsa negra es mucho más que un condimento. La puedes disfrutar como tributo a la riqueza de los sabores mexicanos. Cada cucharada cuenta una historia de tradición, pasión y maestría culinaria. Así que, la próxima vez que te encuentres con esta misteriosa y deliciosa salsa, tómate un momento para saborear su complejidad.

Referencias bibliográficas

  • Institucional Colombia. (2020). Salsa negra: sabor único en tus recetas. Institucional Colombia.
  • La Cocina Mexicana. (2020). Salsa negra. La Cocina Mexicana.
  • Recetas Gratis. (2019). Receta de asado de carne en salsa negra. Recetas Gratis.

 

Search